¿Cuáles son los defectos de construcción más comunes? Estos molestos errores aparecen una y otra vez en los proyectos de construcción. Pero, ¿cuáles son los principales aspectos a los que hay que prestar atención? Desde la instalación defectuosa de puertas y ventanas hasta las fugas en las tuberías, los errores más probables van de lo molesto a lo desastroso. Quizá puedas vivir con una pintura desconchada, pero una toma de corriente mal instalada puede ser extremadamente peligrosa.

En este artículo, enumeramos los defectos de construcción más comunes a los que debe prestar atención, ya sea un contratista, un gestor de proyectos o un nuevo propietario.

Fixing a common snag - adding a vent cover

Los defectos en construcción se refieren a cualquier pequeño problema o error en un edificio terminado. Por lo general, se puede utilizar un edificio que contenga algunso errores, aunque haya elementos que no puedan funcionar correctamente o resulten antiestéticos. Los problemas de las construcciones nuevas suelen ser responsabilidad del constructor, al menos si se descubren dentro de un plazo determinado.

Los defectos de construcción en España, las garantías de la vivienda y las responsabilidades de constructoras, se encuentran detallados en la Ley 38/1999 de Ordenación de la Edificación.

El concepto de «reparación» se refiere a la búsqueda y corrección de fallos en las obras de construcción. La elaboración de una lista de problemas siempre tiene lugar al final de un proyecto, pero es una buena idea buscar los problemas que se producen mientras se trabaja. Así se garantiza que la calidad de un edificio nuevo sea lo más alta posible, y que los únicos problemas que encuentren los nuevos propietarios sean menores y baratos de reparar. En este artículo, hablamos de los problemas más comunes que aparecen en las listas de defectos para que tanto los equipos de obra como los nuevos propietarios sepan a qué atenerse.

La lista de defectos de obra

Una lista de defectos ayuda a identificar cualquier cosa que no cumpla con los estándares de trabajo, las tareas que no se han completado de acuerdo con el diseño del proyecto o encontrar cualquier incumplimiento de las normas de construcción u otras leyes. Hay tres formas principales de elaborar una lista de defectos: el propietario redacta la lista por sí mismo, contrata a un perito para que inspeccione la propiedad o recurre a una empresa profesional de defectos para que complete la lista. Las empresas de reparaciones suelen centrarse en las nuevas construcciones, ya que una vivienda media de nueva construcción tiene entre 50 y 150 defectos. Por ello, es importante contar con un sistema fiable de reparación de desperfectos, para poder detectar cada uno de ellos.

Recomendación: Cómo realizar una auditoría de obra

Qué provoca la mayoría de defectos de obra

Son numerosas las razones por las que encontramos defectos de obra, pero principalmente están relacionados con una mala mano de obra y  problemas con el material. Hay medidas que los contratistas pueden tomar para reducir el número y la gravedad de los errores en su trabajo. En algunos casos, es posible que sea necesario realizar una segunda inspección de los inconvenientes para asegurarse de que se solucionan todos los problemas identificados anteriormente. Es fundamental comprobar la calidad del trabajo a lo largo del proyecto, así como mantener un registro detallado y continuo de los trabajos realizados. Los contratistas deben proporcionar pruebas de todas las tareas realizadas, preferiblemente con pruebas de su finalización. Esta documentación significa que no se les hará responsables de un problema que no hayan causado

Las reparaciones garantizan que la propiedad sea apta para su uso. Si no se resuelven estos problemas, la calidad del servicio queda mal parada.

Tipos de defectos en construcción: de terminación, habitabilidad y estructurales.

Las listas de defectos contienen tanto problemas mayores como menores. Dentro de los defectos constructivos (detectados en viviendas nuevas), existen tres tipos de defectos: de terminación, habitabilidad y estructurales.

  • Los defectos de terminación o remate, son aquellos que no se ajustan a la calidad acordada. Suelen ser estéticos, como arañazos superficiales o pintura incompleta. Sin embargo, los estos desperfectos pueden convertirse en problemas graves, por lo que es importante solucionarlos, aunque parezcan insignificantes. Los pequeños defectos más comunes son de tipo decorativo, como rozaduras o arañazos de obras o parches de pintura en puertas y ventanas. En proyectos de mayor envergadura, estos pequeños errores también pueden ser manchas de agua, baldosas desiguales, contracciones entre paredes, bombillas defectuosas y cabezas de clavos dobladas. Tienen una garantía de un año.
  • Los defectos de habitabilidad o seguridad, son aquellos errores funcionales que dificultan gravemente el uso de la vivienda. Un defecto funcional significa que los elementos operativos no están correctamente instalados, como los grifos o las puertas. Tienen una garantía de 3 años. 
  • Por último, los defectos estructurales, son problemas mayores, con riesgo a la estabilidad del edificio. Un defecto estructural suele referirse a una parte del edificio o la vivienda que soporta algún tipo de peso o carga y está dañada. Tienen una garantía de 10 años.

Tanto los defectos de habitabilidad como los defectos estructurales son defectos mayores que impiden o dificultan a los propietarios utilizar su vivienda. Por ejemplo, no tener suministro eléctrico o una puerta que no cierra bien. Algunos ejemplos de defectos importantes son los desprendimientos de hormigón, las humedades, las fugas en el tejado, la falta de manillas, los problemas de elevación del nivel del suelo, el moho y las grietas en los canalones. 

Los defectos pueden variar en función del tipo de proyecto y del edificio terminado. Por ejemplo, los electricistas tienen que comprobar las tomas de corriente, los accesorios de iluminación, los sistemas de calefacción y las chimeneas o aparatos de cocina. Los fontaneros deben prestar atención a los paneles y juntas de los baños, las fugas, los grifos sueltos, los azulejos irregulares y los sanitarios. Los constructores adoptan un enfoque más general para las listas de averías, como paredes, techos, escaleras, desvanes, puertas y ventanas.

Los 10 defectos más comunes en construcción

El análisis de los informes de los propietarios de viviendas y de las empresas que realizan encuestas sobre los defectos revela que los diez defectos más comunes son:

  • Instalación defectuosa de puertas y ventanas
  • Pintura desconchada o mal ejecutada
  • Elementos ausentes o inacabados, especialmente enchufes o interruptores de luz
  • Falta de lechada o azulejos desconchados
  • Fugas en las tuberías
  • Conductos desconectados o ausentes de ventiladores o rejillas de ventilación
  • Revestimientos deficientes
  • Aislamiento ausente o mal instalado
  • Daños en la mampostería externa, en los puntos de apoyo
  • Canalizaciones obstruidas o bloqueadas

Cada uno de estos defectos comunes puede acarrear costes de reparación si los propietarios de los edificios no informan de ellos durante el periodo de garantía. Mientras que algunos son estéticos, otros pueden tener un gran impacto en la seguridad o la usabilidad de un edificio. Algunos son fáciles de detectar para cualquiera, mientras que otros pueden requerir el asesoramiento de expertos o una inspección de los desperfectos.

Proceso de reparación de defectos

El proceso de reparación de desperfectos requiere que alguien con conocimientos especializados lleve a cabo una inspección de desperfectos. Por lo general, querrá que esta persona sea un experto independiente para saber que puede confiar en su informe.

Por lo general, tardarán entre 3 y 5 horas en realizar la inspección de su propiedad, inspeccionando todas las habitaciones y, en su caso, también el exterior de su edificio. El perito suele venir armado con una lista de comprobación o una plantilla de lista de problemas que le servirá de guía durante la inspección. También debe recopilar todas las pruebas de los desperfectos que encuentre, incluyendo fotografías, medidas y otras notas relevantes.

Una vez que haya completado la inspección, el experto le enviará un informe completo de sus hallazgos. A partir de ahí, podrás solicitar las reparaciones a un contratista, sobre todo si la vivienda es de nueva construcción.

Cómo utilizar PlanRadar para la inspección de calidad

Las tecnologías digitales pueden reducir el coste del proyecto de construcción hasta en un 45%. PlanRadar se diseñó inicialmente para digitalizar estos defectos. Nuestro sistema de gestión de software basado en la nube permite a los usuarios añadir instantáneamente un inconveniente mientras están en la obra y permite la comunicación constante entre los equipos. Los constructores y contratistas quieren minimizar los errores, reducir los costes, ahorrar tiempo y optimizar su mano de obra. El uso de un sistema de gestión de software es una forma eficaz de garantizar que el proyecto se desarrolle según lo previsto, al tiempo que se mantienen los registros del proyecto.

Las funciones de gestión de defectos de PlanRadar incluyen herramientas para la elaboración de una lista de errores. Cuando los usuarios encuentran un inconveniente, pueden fijar los detalles (incluyendo fotos, vídeos, audio y texto) en un plano digital. A continuación, asignan la tarea al contratista/subcontratista responsable y hacen un seguimiento de la misma hasta que el contratista la completa. Los usuarios también pueden exportar todos los tickets de defectos a una lista completa en PDF o Excel para compartirla con otros trabajadores de la obra. Cuando los subcontratistas marcan los partes de avería como resueltos, el jefe de obra puede incluir la ubicación para su inspección y aprobación. 

Recomendación: Cómo digitalizar la inspección de calidad con PlanRadar

Conclusión: los defectos más comunes son fáciles de evitar

La mejor manera de evitar una costosa lista de problemas es asegurarse de que todas las tareas se completan con un buen nivel, utilizando los procesos y materiales correctos. La función de comunicación de PlanRadar permite a los usuarios distribuir las tareas a cada miembro del equipo. Además, PlanRadar cuenta con una función de búsqueda para que los usuarios puedan encontrar fácilmente tareas u órdenes de trabajo específicas, de modo que no se pase nada por alto. Nuestras funciones de gestión de tareas proporcionan a los usuarios una visión completa de todas las tareas, su estado y sus plazos. Esto significa que todos los trabajadores del proyecto pueden mantenerse informados de sus responsabilidades y calendarios. 

Comprueba tú mismo los beneficios que puedes obtener con PlanRadar con la prueba gratuita de 30 días o contacta con nosotros para una demostración gratuita adaptada a tu proyecto.