Hay varios pasos imprescindibles en un proyecto de construcción y la certificación de obra es uno de los más esenciales. Es un documento a través del cual un presupuesto de obra creado para un proyecto se convierte en factura. Este documento verifica y valora el trabajo realizado durante una obra. Existen multitud de elementos a tener en cuenta y aquí te mostramos una guía completa con todo lo que debes saber sobre las certificaciones de obra, su procedimiento y ejemplos.

Qué son las certificaciones de obra y por qué son importantes

Según vayan finalizando las fases de una reforma o construcción, se irán creando certificaciones de obra para verificar los resultados, y el presupuesto establecido en un primer momento pasará a ser una factura para que el contratista pueda cobrar por la faena realizada. El número de certificaciones de obra emitidas equivaldrá a los pagos que recibirá el contratista.

Antes de empezar con un proyecto de obra, ambas partes pactan los pagos que se efectuarán y en qué momento, es decir, definen las fases del proyecto de construcción. Cuando se finalice con una de las fases, se certificará el trabajo realizado para poder pasar al pago de los servicios prestados. La certificación de obra se emitirá periódicamente según los plazos establecidos, ya sean mensuales, trimestrales o incluso semanales, siempre teniendo en cuenta la naturaleza de la obra.

Son esenciales para el correcto funcionamiento de un proyecto de construcción, pues la liquidación obtenida se utilizará para la compra de materiales y maquinaria necesaria para poder seguir desarrollando la obra. Ambas partes deben ceñirse a los plazos y presupuesto establecido. Si se llegará a plantear una modificación en los costes de la obra, debe plasmarse como una desviación del presupuesto original sin modificar el mismo.

Cómo hacer certificaciones de obra

Las certificaciones de obra tienen una estructura que se debe respetar. Estos son los datos imprescindibles:

  • Datos de la certificación: fecha de creación, periodo, número de la certificación y la referencia de la misma, para una correcta identificación.
  • Datos del contratista y el cliente: se incluirá el NIF de los implicados, la razón social o el domicilio fiscal.
  • Información del proyecto de obra: un expediente con los datos esenciales de la obra, los plazos establecidos, el presupuesto final y los plazos de ejecución.
  • Los trabajos efectuados y certificados: debe constar la actividad realizada, la empresa que ha ejecutado el servicio, las fechas de inicio y finalización y el precio con impuestos.
  • Total acreditado en certificaciones anteriores: La certificación recogerá el porcentaje ya pagado del presupuesto total.
  • Desglose de partidas y conceptos recogidos en la certificación actual.

Estos son los datos mínimos que deben recogerse en una certificación de obra, siempre expresados de manera clara y entendible. Cuanto más precisas sean las certificaciones, menos conflictos o tensiones surgirán entre las partes.

Estas certificaciones garantizan que lo ejecutado es fiel a lo que se presupuestó, siendo de gran utilidad para el cliente y el contratista. Una vez emitida la certificación, se entiende que esa fase del proyecto está finalizada, comprobada y aceptada según lo acordado.

Quién tiene que hacer y firmar las certificaciones de obra

La dirección de la obra será la encargada de realizar la certificación de obra correspondiente y cuando esté preparada, el contratista deberá revisarla, para poder detectar cualquier error antes de firmarla. Para que sea válida, la certificación deberá estar firmada y visada por un responsable técnico cualificado.

Cómo se facturan las certificaciones de obra

El principal objetivo de las certificaciones de obra es verificar un trabajo para poder facturarlo y así obtener la liquidez necesaria para poder continuar trabajando. Se debe contar con la aprobación de los responsables técnicos y también, cumplir con los plazos de presentación de la documentación pactados.

Existen varias modalidades para poder facturar los trabajos de un proyecto de obra, los que pueden encontrarse en un contrato de construcción son:

  • Precio alzado o por ajuste: El presupuesto se fija con un importe global y las certificaciones se expresan con un porcentaje del total.
  • Precio por partidas ejecutadas: En este caso, el importe del presupuesto se separa por partidas y cada una tendrá un precio diferenciado. Las certificaciones suelen prepararse cuando acaba una parte diferenciada del proyecto.
  • Precio por administración: Este es el tipo de facturación más libre y beneficioso para el contratista. No trabaja con un presupuesto cerrado, el precio final se fija en función de los materiales y mano de obra que se haya requerido durante la construcción.

En todos los casos se establece una metodología y presupuesto que el cliente y el contratista aceptan y firman. En caso de desviaciones, estas se recogen en las certificaciones, siempre con la justificación necesaria para demostrar el cambio de precio.

Plazos para cobrar las certificaciones de obra

Los plazos para cobrar las certificaciones de obra expedidas pueden variar según el proyecto. Se requerirá de una planificación previa por parte del cliente y el contratista y el pago se realizará dentro de los plazos establecidos por ambas partes.

Los plazos nunca podrán superar lo establecido por la ley, que marca un límite de 60 días para el pago de las certificaciones de obra. Además, hay que tener en cuenta que, en caso de que la entrega de las certificaciones se tengan que hacer de forma periódica, los plazos serán mucho más cortos para evitar que se solapen los documentos de cada fase y sus correspondientes cobros.

Tipos de certificaciones de obra

Dentro de las certificaciones de obra existentes encontramos las periódicas, que son las que se van realizando según las fases del proyecto y garantizan el pago de los materiales y la mano de obra necesaria durante la obra, y la certificación final de obra.

La certificación final de obra se elabora cuando ya ha terminado el proyecto y se requiere de una declaración firmada en acta notarial para asegurar la verificación del trabajo ejecutado. Deben firmarla el director de obra y el director de ejecución de obra y también deberá visarse por el colegio profesional.

Ejemplos de certificación de obra

Al crear una certificación de obra, es importante seguir una estructura clara y sencilla. Aquí encontrarás varios modelos de certificaciones de obra pensados para facilitar la tarea administrativa a la dirección de obra encargada.

Mejora el proceso de certificación de obra con PlanRadar

Una gestión óptima de la documentación y un control exhaustivo, serán esenciales para poder crear y expedir las certificaciones de obra cuando se requieran. PlanRadar es la solución en la que confían los expertos de la construcción que quieren agilizar sus procesos y controlar de manera eficaz todas las fases de sus proyectos.

Esta plataforma facilita la organización de la documentación, el reparto de tareas pendientes en el equipo y la expedición de informes con solo unos clics. Además, podrás tener toda la información centralizada y acceder desde cualquier dispositivo.