Una caída desde un andamio, un manejo descuidado de la maquinaria o el «clásico» de no llevar casco de obra: los accidentes laborales tienen numerosas causas. Las consecuencias suelen ser graves y van desde fracturas y quemaduras hasta la pérdida de partes del cuerpo. La seguridad laboral en la construcción es de gran importancia y en ningún caso se debería pasar por alto.


Arbeitssicherheit auf der Baustelle: Bauarbeiter am Dachgeländer gesichert

Seguridad laboral en las obras de construcción: Cifras actuales

Por desgracia, los accidentes en las obras de construcción ocurren con frecuencia y probablemente la mayoría de los empleados de la supervisión de obras se enfrentarán a trabajadores lesionados al menos una vez a lo largo de su carrera. No en vano, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de las Naciones Unidas ha instaurado el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Cada 28 de abril, su objetivo es promover un entorno laboral seguro y digno para los trabajadores.

La importancia de la seguridad laboral en las obras queda demostrada por las correspondientes estadísticas sobre cifras de accidentes en la construcción. Y estas cifras son bastante significativas, como demuestran las siguientes estadísticas:

El número de accidentes laborales mortales registrados en las obras de construcción alemanas ha aumentado considerablemente hasta 2020

Año Número de accidentes mortales notificados
2014 81
2015 86
2016 73
2017 88
2018 88
2019 70
2020 97

Aunque 97 empleados perdieron la vida en un accidente laboral, el número total de accidentes laborales notificables en Alemania se redujo de 106.774 en 2019 a 103.970 en 2020.

No todas las personas que trabajan en la construcción están expuestas al mismo riesgo. La mayoría de los accidentes se producen en la construcción de edificios, aunque también un potencial pelibro en ingenieria civil. Los grupos profesionales más frecuentemente afectados por accidentes en obras de construcción son los albañiles, fontaneros, carpinteros y trabajadores no cualificados de la construcción de edificios.

Calor, presión del tiempo y problemas de comunicación

Los métodos de construcción y las normas laborales difieren de un país a otro. Sin embargo, es cierto en todo el mundo que el trabajo en la construcción es físicamente exigente en muchos aspectos. El ruido, las vibraciones, el funcionamiento de las máquinas, pero también la humedad, el frío y, no menos importante, el calor del verano exigen mucho de los trabajadores de la construcción. Además, existen diversas tensiones psicológicas.

Como ocurre en casi todo el mundo laboral, la presión del tiempo no ha dejado de aumentar en el sector de la construcción en los últimos años. «Más rápido y más» suele ser la exigencia desde arriba. Si el reloj sigue corriendo en segundo plano, esto provoca estrés y, por tanto, descuido. Así que cuando el trabajador de la construcción dice: «¡Terminaré esto rápido!» o «¡Saldrá bien!», el supervisor de la obra debe estar especialmente alerta. Si, además, la composición de los equipos de trabajo cambia con frecuencia o el entorno laboral se modifica con regularidad, el riesgo de accidentes aumenta rápidamente. Esto se debe a que la forma en que las distintas empresas y sus empleados se comunican y trabajan entre sí puede diferir enormemente. Esto lleva rápidamente a malentendidos y errores, a veces con graves consecuencias.

El futuro de la gestión de obra

Cómo la digitalización cambiará el sector de la construcción en los próximos años


Si se da el peor de los casos y un trabajador de la construcción sufre un accidente, no sólo es la persona afectada la que sufre las consecuencias, sino también sus familiares, amigos y compañeros. Y no hay nada peor para los supervisores de la construcción que unos empleados lesionados en la obra. A la carga emocional se suman otros problemas: trabajo administrativo adicional, retrasos en las obras, aumento de los costes del proyecto, posibles consecuencias legales.

Normas y reglamentos para una mayor seguridad laboral en la obra

Aunque el número de heridos en las obras de construcción está actualmente estancado, ya se ha avanzado mucho en materia de seguridad laboral en las obras de construcción en comparación con los últimos 10 o 20 años. Los equipos de protección y los mecanismos y medidas de seguridad han mejorado constantemente. Además, se ha desarrollado una mayor conciencia de los riesgos potenciales y de las contramedidas apropiadas entre los responsables y los que realizan el trabajo. A ello han contribuido también diversas leyes y normas nacionales e internacionales.

La función del coordinador de seguridad y salud

Un coordinador de seguridad y salud de obra se encarga de coordinar y aplicar medidas para proteger la salud y la seguridad de los empleados en un proyecto de construcción.

Las áreas específicas de responsabilidad de un coordinador de seguridad pueden variar en función del tamaño y el tipo de empresa y de los riesgos específicos para la salud y la seguridad en el lugar de trabajo.

En ocasiones, el alcance de la responsabilidad se especifica en el contrato de servicio. En principio, sin embargo, sólo actúa como asesor, lo que significa que el cliente suele ser responsable en caso de accidente en la obra.

Es necesaria una buena coordinación de seguridad y salud

Una planificación minuciosa y previsora ayuda a minimizar los riesgos potenciales en la obra antes de que ésta comience. El plan de seguridad y salud es una continuación del calendario de construcción y del plan de avance de las obras. Teniendo en cuenta todas las leyes y normas pertinentes, enumera los aspectos que deben garantizar un trabajo seguro para todos los implicados en la construcción. Suele incluir una descripción general de las empresas que participan en un proyecto, así como de sus tareas y actividades. Se tienen en cuenta las secuencias temporales y las medidas de protección necesarias.

Geruest

Las medidas más comunes para aumentar la seguridad en las obras

Para evitar accidentes y lesiones, los propietarios de edificios deben adoptar una serie de medidas de seguridad para proteger a los trabajadores y garantizar un entorno laboral seguro.

Los equipos de protección individual (EPI) son los equipos de seguridad que pueden proteger a los trabajadores de la construcción de los posibles peligros en el trabajo. Estos peligros incluyen caídas, cortes, pinchazos, electrocución y otras lesiones que pueden producirse al trabajar en obras de construcción. El uso de EPI puede ayudar a reducir el riesgo y la gravedad de estas lesiones y garantizar la seguridad y el bienestar de los trabajadores de la construcción.

Equipos de protección individual (EPIs)

Algunos ejemplos de EPI que deben llevar los trabajadores de la construcción son:

  • Ropa y chalecos de alta visibilidad: Ayudan a los trabajadores a ser vistos por los demás, especialmente cuando trabajan en condiciones de poca luz o cerca de vehículos y equipos grandes.
  • Cascos: protegen la cabeza de la caída de objetos, como herramientas o escombros.
  • Gafas de seguridad: Las resistentes gafas de seguridad mantienen los ojos a salvo del polvo, los residuos y otros peligros potenciales.
  • Protección auditiva: los tapones protegen de los ruidos fuertes que pueden dañar el oído. Un peligro a menudo subestimado.
  • Guantes: protegen las manos de cortes, abrasiones y otras lesiones.
  • Botas con puntera de acero: protegen los pies de la caída de objetos y otros peligros en el trabajo.

Los trabajadores también deben asegurarse de que sus equipos de protección estén en buen estado y se ajusten correctamente para proporcionar la máxima protección. Un casco holgado, por ejemplo, puede poner en peligro más que proteger.

Orden y limpieza en la obra

Un lugar de trabajo limpio y organizado puede ayudar a reducir el riesgo de accidentes y lesiones y es un aspecto importante para mantener un entorno laboral seguro.

Hay varias razones por las que es importante mantener el orden en las obras:

Riesgos de resbalones y tropiezos: Los residuos sueltos y el desorden en el suelo pueden convertirse en peligros de resbalones y tropiezos que pueden provocar caídas y lesiones. Limpiando y eliminando regularmente los residuos, los trabajadores pueden evitar este tipo de accidentes. Se trata de un riesgo de seguridad especialmente importante cuando se trabaja en andamios.

Como medida preventiva contra incendios: una obra desordenada puede favorecer los incendios, que son especialmente peligrosos cuando hay materiales combustibles o llamas abiertas. Una obra limpia y ordenada puede reducir el riesgo de incendios.

Visibilidad: Una obra desordenada puede obstruir la visión de los trabajadores, dificultándoles la visión de los peligros potenciales y el desplazamiento seguro por la obra. Mantener la obra limpia y libre de escombros puede mejorar la visibilidad y ayudar a los trabajadores a ver su entorno.

Salud y seguridad: Una obra sucia y desordenada puede plantear riesgos para la salud de los trabajadores, como problemas respiratorios por la inhalación de polvo y otras partículas. Una obra limpia puede contribuir a mejorar la calidad del aire y reducir el riesgo de problemas de salud.

Almacenamiento adecuado de los productos químicos

Parte del buen orden en la obra es también el almacenamiento adecuado de los distintos equipos y materiales. Esto es especialmente importante en el caso de los productos químicos. Las obras de construcción suelen utilizar diversos productos químicos para distintas aplicaciones, como limpieza, mantenimiento, pintura y construcción.

Algunos productos químicos habituales que se utilizan y almacenan regularmente en las obras de construcción son:

  • Disolventes: Agentes como la acetona, el tolueno y el xileno se utilizan para disolver o eliminar materiales como adhesivos o pinturas.
  • Ácidos: se utilizan para limpiar o grabar superficies o para prepararlas para pintarlas o revestirlas. Algunos ejemplos son el ácido clorhídrico, el ácido sulfúrico y el ácido nítrico.
  • Álcalis: En particular, el amoníaco, el hidróxido de sodio y el hidróxido de potasio se utilizan para neutralizar ácidos o limpiar superficies.
  • Líquidos inflamables: La gasolina, el gasóleo y la parafina también se utilizan habitualmente como disolventes. Puede que no sean tan tóxicos como la acetona y la co. pero aumentan el riesgo de incendio si se almacenan de forma inadecuada.

Consejos para almacenar correctamente los productos químicos:

  1. Conservar siempre en el envase original: Esto ayuda a identificar claramente el contenido y los posibles peligros.
  2. Almacenar los productos químicos sólo en los lugares designados: Esto ayuda a prevenir derrames accidentales o la exposición, y puede hacer que sea más fácil localizar los productos químicos cuando sea necesario.
  3. Etiquetar claramente: esto ayuda al personal a identificar el contenido de cada recipiente y cualquier peligro potencial.
  4. Almacenar los productos químicos a la temperatura adecuada: Algunos productos químicos son sensibles a los cambios de temperatura y deben almacenarse en una zona refrigerada o con calefacción.
  5. Almacenar los productos químicos en un lugar seguro: Esto impide que personas no autorizadas accedan a los productos químicos o los manipulen.

En general, el almacenamiento adecuado de los productos químicos en las obras de construcción es importante para garantizar la seguridad de los trabajadores y evitar accidentes o lesiones. Siguiendo las mejores prácticas para el almacenamiento de productos químicos, las empresas de construcción pueden contribuir a crear un entorno de trabajo seguro y reducir el riesgo de incidentes.

Plan de emergencia

Un plan de emergencia puede ayudar a garantizar que los trabajadores estén preparados para las emergencias y minimizar el impacto de los incidentes. Es un aspecto importante para mantener un entorno de trabajo seguro en una obra y puede ayudar a garantizar que los trabajadores estén preparados para emergencias y minimizar el impacto de posibles incidentes.

Hay varias razones por las que es importante que las obras cuenten con un plan de emergencia:

  • Respuesta más rápida y eficaz: un plan de emergencia describe los pasos que deben darse en caso de emergencia, como la evacuación del lugar o las medidas de primeros auxilios. Con un plan de este tipo, el personal puede responder con rapidez y eficacia a cualquier situación de emergencia.
  • Comunicación: Un plan de emergencia puede facilitar una comunicación eficaz entre los trabajadores y los equipos de respuesta a emergencias.
  • Conformidad: Muchos países tienen leyes y reglamentos que exigen que las obras de construcción cuenten con un plan de emergencia. Disponer de un plan puede ayudar a las empresas de construcción a cumplir esta normativa y evitar multas u otras sanciones.

Señalización clara

Una señalización clara es un aspecto importante para mantener un entorno de trabajo seguro en una obra. Puede ayudar a mejorar la seguridad de los trabajadores de la construcción al proporcionar información clara y concisa sobre posibles peligros, procedimientos de emergencia y otra información de seguridad importante, además de mejorar la navegación por la obra.

Las señales pueden utilizarse para advertir a los trabajadores de posibles peligros en la obra, como zonas en las que no se debe entrar, zonas en las que se utiliza maquinaria pesada o zonas en las que pueden existir riesgos eléctricos. Esto puede ayudar a prevenir accidentes y lesiones alertando a los trabajadores de posibles peligros y recordándoles que tomen precauciones. También pueden facilitar información sobre cómo utilizar correctamente los equipos o cómo evacuar el lugar de trabajo en caso de emergencia. Al proporcionar instrucciones claras y concisas, los trabajadores pueden prepararse mejor para los peligros potenciales.

Una señalización clara también puede facilitar la comunicación entre trabajadores y subcontratistas, especialmente cuando existen barreras lingüísticas. La mala comunicación también es un riesgo para la seguridad.

Las soluciones técnicas garantizan más seguridad laboral en la obra

Además de las soluciones organizativas y la formación para trabajar con seguridad en las obras, en los últimos años se han utilizado cada vez más diversas soluciones técnicas, algunas de las cuales nos gustaría presentar:

Suministro de emergencia para empleados y trabajadores aislados

Los relojes de emergencia para trabajadores solitarios son una solución móvil y eficaz para garantizar la seguridad de los empleados. Aplicable en una amplia gama de áreas, los trabajadores de la construcción pueden enviar inmediatamente una señal en caso de emergencia, lo que les permite localizar a la persona y obtener ayuda rápidamente. Los relojes de emergencia inteligentes registran cuando el usuario se cae y envían automáticamente una llamada de emergencia.

Controles de seguridad con drones

El uso de drones en las obras permite una visión a vista de pájaro. De este modo, se pueden identificar rápidamente las zonas peligrosas y aplicar las medidas y precauciones adecuadas para la seguridad en el trabajo.

Mayor eficacia en las inspecciones de seguridad con el software de documentación PlanRadar

Soluciones digitales como la que ofrece PlanRadar también contribuyen a una mayor seguridad laboral en la construcción. Mediante una app, los riesgos y peligros se registran directamente in situ con dispositivos móviles y se graban en planos digitales o en modelos multidimensionales. Al añadir comentarios, fotos, vídeos, grabaciones sonoras y documentos, no se pierde detalle. Todos los datos registrados se transmiten en tiempo real a los demás participantes en el proyecto, de modo que se dispone inmediatamente de todos los datos sobre seguridad laboral.

La responsabilidad de la inspección de edificios

Como representante de los intereses del cliente, el supervisor de obras es responsable de las zonas peligrosas de una obra. Por lo tanto, también es una de sus tareas comprobar que las medidas de seguridad y protección se han instalado correctamente y se han cumplido de acuerdo con las normativas vigentes. Estas inspecciones de seguridad deben realizarse periódicamente para aumentar la seguridad laboral en las obras. Dado que en una obra intervienen varias empresas y que es inevitable que surjan soluciones improvisadas espontáneas debido a la presión de los plazos, el supervisor de obras debe mantenerse siempre alerta. Para que las tablas tambaleantes como paso de peatones y otras soluciones improvisadas sigan siendo cosa del pasado, hay que ofrecer alternativas adecuadas y llevar a cabo actividades de formación. El coste resultante merece la pena por cada caída o fractura que se evita.

En cualquier caso, a los propios trabajadores de la construcción les interesa trabajar con circunspección y previsión. Pero otros agentes, como los propietarios de edificios o los planificadores, también deben aplicar sistemáticamente los requisitos de seguridad en la construcción. Por último, pero no por ello menos importante, también corresponde a los supervisores del edificio dar buen ejemplo. El efecto modelo de los directivos, así como la correspondiente cultura empresarial, desempeñan un papel decisivo en el cumplimiento de las precauciones de seguridad.