Artículo

Cómo elegir el mejor sistema de calefacción ante el aumento de precios

19.10.2022 | 9 minutos de lectura

Con el aumento de los precios de la energía, invertir en una propiedad sostenible es cada vez más interesante. Sin embargo, a menudo es simplemente el momento de sustituir el viejo sistema de calefacción. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta cuando se quiere actualizar el sistema de calefacción, ya sea una bomba de calor u otra solución? En este artículo os damos más información los diferentes tipos de calefacción ycostes para que os sea más fácil elegir.

Sistema de calefacción

Calefacciones de petróleo y gas ¿Cuál es la alternativa?

Las calefacciones de gasóleo tienen fecha de caducidad, según las nuevas normativas de la Unión Europea. Sin embargo, puede ser económicamente rentable cambiar antes de ese momento. Debido a la situación actual, muchas personas prefieren cambiar la calefacción de gas por otra solución.

Existen varias alternativas para ello, cuya idoneidad varía en función de la ubicación, las posibilidades financieras y la zona a calentar.
Tampoco hay que olvidar los enfoques para utilizar el calor en las propias cuatro paredes de forma más eficiente. Es muy importante que los edificios estén bien aislados, de no ser así, incluso el mejor sistema de calefacción puede ser una pérdida de dinero.

Recomendación: Casas pasivas, casas de energía cero y casas de energía plus

A continuación, describimos las soluciones que existen para sustituir el sistema de calefacción y los costes que pueden conllevar.

Calefacción eléctrica

En principio, se puede calentar con electricidad. Un calefactor radiante se instala rápidamente y proporciona calor directo. El problema, sin embargo, radica en la eficiencia y el rendimiento térmico real. Especialmente con el aumento de los precios de la electricidad, pagaremos mucho más a largo plazo si confíamos en calentadores radiantes ineficientes.

Además, los calefactores radiantes no garantizan un calentamiento uniforme del edificio, sino que crean islas de calor. Así, el clima interior también puede verse afectado.

No obstante, existen algunos métodos de calefacción eficaces que funcionan con electricidad. Por ejemplo, algunos calentadores de agua de aceite o gas pueden convertirse en eléctricos. Lo ideal es que un especialista instale sólo una resistencia eléctrica. De este modo, se puede utilizar directamente la infraestructura de calefacción existente.
En resumen, la calefacción con electricidad sólo se recomienda en combinación con otros métodos.

  • Calefacción con bomba de calor

Otro método más eficiente de calefacción con electricidad es convertir el sistema de calefacción en una bomba de calor. Una bomba de calor utiliza un depósito de calor -las posibles fuentes son el aire, el agua y el suelo- para bombear el calor hacia fuera o hacia dentro. Por tanto, las bombas de calor pueden utilizarse tanto para la refrigeración como para la calefacción. Con algunos sistemas, es posible cambiar entre el modo de calefacción y el de refrigeración según se desee.

Su funcionamiento es similar al de un frigorífico. Se puede crear un gradiente de temperatura comprimiendo y expandiendo repetidamente un gas. En el interior del frigorífico se enfría, mientras que en la parte posterior el exceso de calor se libera al aire ambiente a través del intercambiador de calor.

Al igual que un frigorífico, una bomba de calor necesita electricidad para funcionar. Sin embargo, debido a su construcción, una bomba de calor es mucho más eficiente. Si quieres sustituir tu calefacción de gasóleo a bomba de calor, seguirás dependiendo del precio de la electricidad. Sin embargo, la electricidad se utiliza de forma mucho más eficiente que, por ejemplo, los calefactores radiantes.

Si eres capaz de generar tu propia electricidad, por ejemplo mediante un sistema fotovoltaico, puedes utilizar la electricidad generada de forma especialmente eficiente con una bomba de calor y así el ahorro es aun mayor. En ese caso, también puedes conseguir subvenciones especialmente elevadas, tanto para la instalación fotovoltaica como para la propia bomba de calor.

  • Costes de instalar bombas de calor

Cambiar el sistema de calefacción a una bomba de calor para una casa, de media puede costar entre 7.000 y 20.000 euros. Los sistemas más grandes que abastecen a varios pisos o edificios son, por tanto, más caros de instalar, pero también más eficientes en su funcionamiento. Sin embargo, también es posible instalar sistemas pequeños que abastecen a pisos individuales.

Las más baratas son las bombas de calor de aire, que además son relativamente fáciles de instalar. Una bomba de calor de agua es significativamente más cara, pero más eficiente y por lo tanto más barata de operar. Además, también se pueden calentar eficazmente superficies más grandes. Las bombas de calor geotérmicas son las más recomendables en cuanto a precio y eficiencia.

Las bombas de calor son especialmente recomendables si puedes generar la electricidad tú mismo.

Calefacción solar térmica

Un sistema solar térmico utiliza la energía del sol directamente. A diferencia de un sistema fotovoltaico, no se genera electricidad, sólo calor. Para ello se colocan tubos de agua negra de plástico o metal, que se calientan con el sol y proporcionan así agua caliente. Esto también funciona en invierno.

Los sistemas solares térmicos tienen la ventaja de que su instalación es relativamente sencilla y sin complicaciones. El único requisito es una superficie soleada que esté expuesta a la luz solar directa durante todo el año. Por lo demás, no es necesario recurrir a una tecnología complicada.

Una de las desventajas es que la energía solar térmica depende, por supuesto, del sol. Por ello, el sistema se suele utilizar en combinación con otros sistemas de calefacción. Aquí, por ejemplo, se puede combinar un sistema solar térmico con una bomba de calor eléctrica. Si el sol brilla, se obtiene calor gratis. Si el tiempo está nublado, se puede puentear el tiempo con el segundo sistema de calefacción.

  • Costes de instalación de la energía solar térmica

El coste de la conversión del sistema de calefacción a solar puede variar en función del tamaño elegido o de la superficie a calentar. A título orientativo, se puede partir de 5.000 euros para un sistema de calefacción solar de agua caliente, o de 10.000 euros si se quiere producir agua caliente además de calefacción. En comparación con los demás sistemas de calefacción, la instalación es, por tanto, muy favorable y también relativamente fácil de realizar.

Además, su funcionamiento es muy económico, ya que sólo se necesita agua, que además puede reutilizarse en el ciclo. Prácticamente no hay piezas de desgaste. Por lo tanto, una vez instalados, los costes adicionales son muy manejables.

Para un mejor uso, se recomienda un acumulador de calor. Esto puede almacenar eficazmente el calor durante un periodo de tiempo más largo y, por tanto, ayudar a salvar los días con poco sol. También proporciona agua caliente durante mucho tiempo por la noche.

Recomendación: Edificios sostenibles – Principios clave para su diseño

Calefacción de pellets

Un sistema de calefacción con pellets quema madera o serrín previamente prensado en pequeños trozos (pellets). Si los pellets proceden de una industria maderera sostenible, este tipo de calefacción es realmente neutra en cuanto a emisiones de CO2. Al fin y al cabo, la madera es un recurso renovable que tiene muchos usos.

En comparación con los sistemas de calefacción de madera en bloque, los sistemas de calefacción de pellets tienen la ventaja de que pueden funcionar de forma totalmente automática. El sistema controla el suministro de pellets de madera de forma independiente y garantiza así una temperatura constante.

Sin embargo, al igual que todos los sistemas de calefacción de madera, los sistemas de calefacción de pellets provocan un aumento de la contaminación por polvo fino, que puede reducirse significativamente con filtros modernos, aunque pueden ser caros.

Otro factor es el espacio. Además del sistema de calefacción, hay que prever un espacio de almacenamiento para los pellets. Si quieres sustituir el sistema de calefacción de un edificio antiguo a pellets, puedes ganar espacio retirando el antiguo depósito de aceite. En cualquier caso, el espacio de almacenamiento debe incluirse en la planificación.

  • Costes de instalar la calefacción con pellets

Un sistema de calefacción de pellets puede costar hasta 25.000 euros y, por tanto, es más caro que los sistemas de calefacción de gas y petróleo comparables. La ventaja es que los costes de explotación son menores y no dependen directamente del precio del petróleo y el gas.

Calefacción urbana

La calefacción urbana es una alternativa muy utilizada a la calefacción con combustibles fósiles, especialmente en las ciudades. La gran ventaja es que puedes prescindir completamente de tu propio sistema de calefacción. Lo único que hay que hacer es conectarse a una red de calefacción urbana existente.

Sin embargo, esto también revela un punto débil: la calefacción urbana a menudo sólo está disponible en las ciudades e incluso allí no siempre en todas partes.

La calefacción urbana suele ser un subproducto de la generación de electricidad. La eficiencia de las centrales eléctricas puede aumentarse mediante la generación combinada de calor y electricidad. Sin embargo, estos siguen quemando normalmente combustibles fósiles como el gas o el carbón. Por lo tanto, depende totalmente del proveedor lo ecológica o independiente del precio del gas que sea la calefacción urbana.

Otra desventaja de la calefacción urbana puede ser que prácticamente se está a merced de un proveedor de energía. El proveedor suele gozar de una posición de monopolio y, por tanto, puede fijar los precios en consecuencia. Esto significa que el funcionamiento de la calefacción urbana puede ser a veces más caro que el de un sistema de calefacción de gas comparable. Todo depende del proveedor.

  • Costes de la instalación de la calefacción urbana

La conexión a la red de calefacción urbana puede costar entre 5.000 y 15.000 euros, según el proveedor y la ubicación.

Los costes de explotación dependen en gran medida del respectivo proveedor de calefacción urbana o de la forma en que éste genere el calor. Si el operador utiliza principalmente centrales eléctricas de gas, los costes de la calefacción urbana también dependen, por supuesto, del precio del gas.

Sistema de calefacción con una minicentral térmica de tipo bloque

Ahora existen minicentrales térmicas tipo bloque para casas individuales o edificios de apartamentos. Puedes utilizarlos para generar tu propia electricidad y calor.

Como su nombre indica, se trata de una minicentral eléctrica para tu propia casa. Se utilizan como combustible el petróleo, el gas y el carbón, pero también los pellets de madera. Sin embargo, a diferencia de los sistemas normales de calefacción de petróleo, gas o pellets, no sólo se genera calor, sino también electricidad.

Relativamente nuevas son las unidades combinadas de calor y electricidad con pilas de combustible. El hidrógeno se utiliza como portador de energía. Si el hidrógeno procede de una fuente ecológica, la unidad de minicogeneración se convierte incluso en neutra en cuanto a emisiones de CO2.

Sin embargo, una unidad de miniconsumo sólo suele merecer la pena si se tiene una demanda elevada y constante de calor y electricidad. Esto significa que las unidades de minicentral térmica sólo suelen ser interesantes para los edificios de viviendas, los grandes edificios de oficinas o las empresas industriales.

Sin embargo, las unidades de cogeneración también son emocionantes como protección contra las interrupciones de energía. Si generas la electricidad tú mismo, eres en gran medida independiente de la red pública. Una de las desventajas es que la unidad de cogeneración puede ser muy ruidosa, por lo que debe instalarse en una zona separada.

  • Costes de instalar las minicentrales térmicas

Una minicentral moderna para uso privado puede costar hasta 20.000 euros. Con una mayor producción, puede que lleguen a ser más caras. Los costes de funcionamiento dependen totalmente del combustible elegido, y también puede ser necesario un espacio de almacenamiento.

Empieza en 4 sencillos pasos

1. Crea una cuenta

2. Carga planos

3. Invita a usuarios

4. Descarga la aplicación